San Antonio de Padua. El Santo de todo el mundo. Patrono de mujeres estériles

San Antonio de Padua es invocado para encontrar objetos perdidos y para encontrar un esposo o esposa. Es el patrono de las mujeres estériles.

San Antonio de Padua, también conocido como San Antonio de Lisboa, fue un sacerdote católico portugués y fraile de la Orden Franciscana. Perteneció auna familia adinerada en Lisboa, Portugal. Fue conocido por sus contemporáneos por su poderosa predicación, conocimiento experto de las Sagradas Escrituras, y su amor y devoción a los pobres y enfermos. Fue uno de los santos más rápidamente canonizados en la historia de la iglesia. Fue proclamado Doctor de la Iglesia el 16 de enero de 1946. San Antonio de Padua es patrono para encontrar objetos perdidos y de las mujeres estériles. Se le invoca para encontrar esposo o esposa

Fiesta: 13 de junio

Martirologio romano: Memoria de san Antonio, presbítero y doctor de la Iglesia, el cual, nacido en Portugal, primero fue canónigo regular y después entró en la Orden recién fundada de los Hermanos Menores, para propagar la fe entre los pueblos de África, pero se dedicó a predicar por Italia y Francia, atrayendo a muchos a la verdadera doctrina. Escribió sermones notables por su doctrina y estilo, y por mandato de san Francisco enseñó teología a los hermanos, hasta que en Padua descansó en el Señor (1231)

Biografía de San Antonio de Padua

San Antonio de Padua, entonces, se convertiría así, en el más grande predicador de la Edad Media y uno de los mejores oradores de todos los tiempos.

Los dos últimos años de su vida los pasó en Padua, realizando muchas predicaciones, confesiones y trabajando para ayudar a los pobres.

Su muerte y canonización

En el año 1231 San Antonio de Paduase enfermó de hidropesía y se retiró a una arboleda del Camposanpiero con otros dos frailes para así intentar recuperarse. Vivió en una celda que el mismo construyó bajo las ramas de un árbol de nogal, pero su tratamiento fue infructuoso.

San Antonio de Padua murió el 13 de junio 1231 en Arcella, un suburbio de Padua en el apartamento reservado para el capellán de la hermandad de las Clarisas de Arcella. Allí recibió los últimos sacramentos y murió. Sólo tenía 36 años.

San Antonio fue canonizado en 1232 por el Papa Gregorio IX y declarado Doctor de la Iglesia por el Papa Pío XII en 1946. San Antonio de Padua tiene el récord de la canonización el segundo más rápido en la historia: fue declarado santo 352 días después de su muerte. En 1263, se construyó una basílica en su honor

San Antonio y el milagro de los Peces

San Antonio de Padua es llamado el «martillo de los herejes«. Su gran protección contra las mentiras y engaños en materia de doctrina cristiana era la de pronunciar, de forma sencilla y con inocencia, el Santo Nombre de María.

En una oportunidad, cuando San Antonio de Padua se encontraba predicando el verdadero Evangelio de Jesús a los herejes, estos no quisieron escucharle, por lo que entonces, Antonio se fue a la orilla del mar y comenzó a predicar a gritos a los peces.

Y ocurrió que, mientras Antonio predicaba con gran fervor al mar, los peces comenzaron a saltar una y otra vez en señal de aceptación de la Palabra de Dios.

San Antonio y el milagro de la mula que adoró el Santísimo Sacramento.

Una de las razones por las que San Antonio de Padua luchaba tan duro en su apostolado para convertir a los herejes, fue porque realmente sintió lástima por ellos.

Él noto que ellos se estaban privando del más precioso don de la Eucaristía, y creía que nadie podía sobrevivir sin este alimento espiritual.

Un día, San Antonio de Padua se encontraba predicado sobre este precioso don de Dios y entonces un no creyente le dijo que creería que Cristo estaba realmente presente en la Eucaristía sólo si su mula se inclinaba ante ella y no ante su comida

San Antonio de Padua le tomó la palabra y entonces acordaron realizar una prueba en tres días. El no creyente sometió a su mula a una hambruna durante esos tres días. Cuando llegó el tiempo designado, Antonio y el no creyente se pararon en extremos opuestos del camino.

Dejaron salir la Mula de su encierro y San Antonio de Padua levantó la Hostia consagrada con sus manos, mientras que el no creyente dispuso de un saco de comida delante de él para que la mula comiera. La mula, ignorando su propia hambre extrema, fue primero ante San Antonio y al ver la Eucaristía se arrodilló para adorar al Santísimo Sacramento.

San Antono: invocado para encontrar objetivos perdidos.

La razón para invocar la ayuda de San Antonio en la búsqueda de las cosas perdidas o robadas se remonta a un incidente en su propia vida.

Según la historia, San Antonio de Padua tenía un libro de salmos que era muy importante para él. Además del valor de todos los libros antes de la invención de la imprenta, el salterio tenía las notas y los comentarios que había hecho para su uso en los estudiantes de enseñanza en su Orden Franciscana.

Resultó ser que un novicio que se había cansado de vivir la vida religiosa decidió abandonar la comunidad, y se robó el salterio de San Antonio.

Cuando San Antonio de Padua se dio cuenta de que le faltaba su importante libro, rogó a Dios para se lo encontrara y se lo devolviera.

Y después de la oración, el ladrón se regresó a la Orden para devolver el libro e ingresar de nuevo en el monasterio, y allí lo aceptaron nuevamente.

Hoy, San Antonio es uno de los santos más famosos de la Iglesia. El Papa León XIII lo llamó «el Santo de todo el mundo» pues su devoción no conoce límites ni fronteras.

San Antonio de Padua es uno de los Santos más venerados y, comentan, uno de los más milagrosos, se le invoca a menudo para ayudar a encontrar objetos perdidos y para encontrar un buen esposo o esposa.

Se suele representar sosteniendo al niño Jesús, o un lirio o un libro, o los tres, en sus brazos.

San Antonio de Padua, buscamos tu intercesión para que nunca se nos pierda el amor de Dios. Amén