Chiyo sigue encerrado y analiza cómo frenar la denuncia por enriquecimiento

El vice sigue sin aparecer en público mientras articula con sus abogados una estrategia en línea con frenar o aminorar -al menos- el impacto que produciría una causa judicial en su contra; su teléfono ya no suena como antes.
Fuente: La Voz del Chaco
La aparición en público de Juan Carlos Bacileff Ivanoff sin la banda de gobernador que supo lucir en las fechas patrias, se hace esperar debido a su determinación de mantener el perfil bajo mientras articula una estrategia con sus abogados para frenar, o al menos paliar, el impacto que produciría la causa judicial por enriquecimiento que se tramita en su contra.
La denuncia contra el vicegobernador que durante 16 meses hizo y deshizo a su antojo desde la Jefatura del Ejecutivo empieza a sentir el frío de la soledad política a través de señales bastante más profundas que la cortesía del personal de servicio. Desalojado del despacho al que regresó Jorge Capitanich, su teléfono dejó de sonar como antes y las llamadas que recibe se circunscriben a negocios particulares que, dicho sea de paso, también dejaron de rendir como antes.
La nostalgia de haber sido y el precio de ya no ser se entremezclan en sus pensamientos cotidianos en un marco de sepulcral silencio. Es su manera demostrar disciplina orgánica frente a un arco partidario que no lo tiene en cuenta para prácticamente ninguna alternativa electoral. Sólo su hijo Darío, aún presidente de la Cámara de Diputados, abriga esperanzas de insertarse en las listas del PJ para las elecciones de este año y quizás sea esa posibilidad la única razón por la que Chiyo se pasa de prudente.
El afán por pavimentar la ruta 9 en el tramo donde tendría sus propiedades -en el corazón del departamento Güemes-, la versión de que construyó en sus dominios un complejo destinado al turismo internacional para explotar las riquezas naturales de El Impenetrable, su intento de rematar el avión provincial y el progreso patrimonial que se evidenció en los meses que duró como gobernador provisorio forman parte de los elementos que obran en su contra en la denuncia penal presentada oportunamente.
Hoy su presente político es comparable al de una momia viviente, recluido en los fondos de la Casa de Gobierno a la espera de la clemencia coquista a la hora de pilotear las acciones judiciales que podría enfrentar una vez que su última gota de poder se haya licuado.
En los últimos días percibió indicios positivos de parte del gobernador, quien finalmente no deshizo la privatización de los casinos del interior y hasta decidió sostener en el cargo al presidente de Lotería, Néstor Rolhaiser, un referente de paladar chiyista que llegó desde el territorio originario de los Bacileff, Castelli.
Desde el punto de vista claustrofóbico que actualmente ocupa el vicegobernador, la decisión de mantener el proceso privatizador en marcha es suficiente para abrigar la esperanza de una jubilación sosegada, aunque sin posibilidades de reinserción en los primeros planos de la política provincial como consecuencia de su foja de servicios plagada de conflictos internos.
Es que a lo largo de los siete años y fracción que compartió la fórmula gubernativa con Jorge Capitanich, Bacileff se hizo acreedor de las peores etiquetas en el seno del peronismo. Allí lo consideran un personaje desmovilizador, piantavotos y para algunos hasta un doble agente que utilizó el poder para provecho propio a sabiendas de que hundía al justicialismo en la peor crisis de su historia.
Con esa fama a cuestas, aunque Capitanich finalmente le conceda la posibilidad de expiar sus pecados y un retiro decoroso en sus campos de Castelli, no faltará quien decida pasarle facturas por tantas trapisondas cometidas. Y allí estará, dispuesta para recibir leña, la caldera judicial donde la denuncia por enriquecimiento se cocina a fuego lento.

Fuente: La Voz del Chaco

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.