¿CUAL ES EL ORIGEN Y SIGNIFICADO DEL CARNAVAL?

El carnaval es una de las celebraciones más significativas y festivas de cuantas se dan a lo largo del año, muy vinculada además en algunos países con la Cuaresma. Un tiempo de disfraces y de celebraciones con desfiles y carrozas, pero ¿cuál es el significado del carnaval?

El carnaval no tiene una fecha fija, sino que cambia todos los años porque es la celebración que precede a la Cuaresma, el período de 40 días que antecede a la semana santa.

Una de las teorías lo relaciona con los Saturnales de la Roma antigua, una festividad en la que se celebraba al dios Saturno. En el Imperio estaba la creencia de que esta deidad pasaba el invierno en la tierra y por ello, cuando concluía, se le tenía que rendir pleitesía y darle ofrendas para que volviera al Inframundo y pudiera llegar el calor que abrazaba las cosechas y, por ende, el momento de bonanza. Por ello había banquetes, bailes y juegos en un todo vale que llevaba esos días de fiesta al desenfreno y los excesos.

También se ubica una precuela en la Grecia antigua, adonde se festejaba a Dionisio, el hijo irreverente de Zeus y dios del vino. También eran días de manifestaciones tan descarriadas como el homenajeado, de las que surge el dios Momo, a quien en la actualidad se sigue relacionando con el Carnaval: protegía a los poetas y escritores y era sarcástico, burlón y muy ácido. Y para los griegos eran también jornadas en los que se corrían todos los límites de la corrección, tal como lo hacían Dionisio y Momo.

La Real Academia Española define al carnaval como “los tres días que preceden al comienzo de la Cuaresma” o como “fiesta popular que se celebra en carnaval, y consiste en mascaradas, comparsas, bailes y otros regocijos bulliciosos”. Y relaciona su etimología tanto con el idioma italiano como del griego. Y que significa “quitar la carne”.

Es que a partir del siglo IV, la imposición del catolicismo como única religión válida a raíz de la decadencia del Imperio Romano, hizo que las saturnales dejasen de ser una fiesta pagana para convertirse en una celebración previa a la cuaresma que precedía a la Semana Santa, por lo que eran los últimos días en los que se podía comer carne (de ahí la etimología de Carnaval: quitar la carne) antes del ayuno y abstinencia obligados durante los cuarenta días que llevaban hasta la celebración religiosa.

La Edad Media europea se caracterizó por el control y la enorme difusión de la Iglesia Católica en la vida política y privada de todas las clases sociales. En ese contexto existió, por caso, la Santa Inquisición. Durante la cuaresma, la población debía guardar un ayuno voluntariamente impuesto y un celibato del mismo tipo durante los 40 días correspondientes.

El carnaval surgió como una forma de tomar fuerzas para resistir durante esos 40 días. La celebración, de carácter popular, consistía en realizar grandes banquetes centrados en el consumo de carne y dejarse llevar por otro tipo de excesos, de carácter sexual en muchos casos, que agotara sus ansias y les permitiera resistir la Cuaresma.

Estas fiestas fueron adaptadas al cristianismo conforme la religión de la Iglesia se extendía y solo se puede ver su conexión con el actual carnaval en algunos pequeños detalles. Sin embargo, el verdadero florecimiento de esta fiesta se produjo especialmente en Italia. Y allí se encuentra el origen del carnaval antiguo más famoso: el de Venecia. En el siglo XVII, el carnaval de Venecia cobró especial esplendor por su trabajada ornamentación y el uso de máscaras se hizo cada vez más común. Estas permitían dejar a un lado las distinciones sociales y que la nobleza pudiese mezclarse libremente con el pueblo llano. Otro posible uso para estas máscaras era, precisamente, ocultar la identidad y que no se supiera quién era el “pecador”.

El Carnaval se suele festejar desde un día domingo hasta el martes siguiente. Sin embargo, el día más importante es el martes de Carnaval, justo antes del miércoles de Ceniza.

La palabra Carnaval deriva del italiano carnevale, antiguamente carnelevare, compuesta a su vez por las palabras carne que significa “carne” y, vale “quitar”.

Por tanto, Carnaval significa “despedida de la carne”, ya que durante los 40 días siguientes, a lo largo de la Cuaresma hasta Pascua, los cristianos evitan comer carnes rojas.