Del Impenetrable a la Cruz Roja. Una maestra lo ayud贸 a cumplir su sue帽o

Lorena OlivaLA NACION

Gracias a M贸nica Zidarich, su maestra de primer grado, Nicasio L贸pez pudo dejar su pueblo natal y estudiar Enfermer铆a en la ciudad de C贸rdoba, mientras viv铆a en la casa de ella. En la imagen, Nicasio y M贸nica el d铆a de la entrega de diplomas
Nicasio y M贸nica el d铆a de la entrega de diplomas

Gracias a M贸nica Zidarich, su maestra de primer grado, Nicasio L贸pez pudo dejar su pueblo natal y estudiar Enfermer铆a en la ciudad de C贸rdoba, mientras viv铆a en la casa de ella.

Las vidas de Nicasio L贸pez y M贸nica Zidarich se cruzaron por primera vez a mediados de los noventa. 脡l era un ni帽o wichi que comenzaba la escuela primaria con apenas un manojo de frases en castellano y muchas ganas de aprender. Ella, su maestra de primer grado. Casi veinte a帽os m谩s tarde, 鈥渓a se帽orita M贸nica鈥 se convertir铆a en un engranaje fundamental para que algunos de los sue帽os de aquel peque帽o que viv铆a en el Impenetrable chaque帽o se volvieran reales y pudiera estudiar y recibirse de enfermero.null

A sus 33 a帽os Nicasio recuerda que, de chico, siempre lo conmovi贸 de un modo especial el sufrimiento del otro. Ah铆 donde los agentes sanitarios recomendaban apartar al abuelo con tuberculosis para evitar el contagio del resto de la familia, el peque帽o 鈥淜asi煤鈥 鈥搒u nombre en lengua wichi鈥 hac铆a caso omiso y compart铆a ratos con 茅l, 鈥減ara que la tristeza y la soledad no se lo llevaran antes que la enfermedad鈥. O cada vez que su abuela 鈥渟e desconectaba y entraba en trances de violencia鈥, atemorizando a familiares y vecinos porque romp铆a cosas, era el 煤nico 鈥渃apaz de rescatarla鈥. Hoy repasa aquellos episodios y no duda: la mujer ten铆a esquizofrenia. Pero nadie lo supo entonces, porque nunca recibi贸 una atenci贸n m茅dica adecuada.

Nicasio de peque帽o junto a su mam谩, en su pueblo natal
Nicasio de peque帽o junto a su mam谩, en su pueblo natal

Hoy reconoce que la falta de atenci贸n primaria era moneda corriente en su comunidad en aquellos a帽os. Y lo sigue siendo en la actualidad. Por eso no descarta que haya sido por esa carencia -una entre tantas- que creci贸 so帽ando con ser聽enfermero. 鈥淰e铆a a la gente sufrir por enfermedades relacionadas con la pobreza, la marginaci贸n o el hacinamiento. Mi mam谩, sordomuda de nacimiento, perdi贸 a mi hermanito reci茅n nacido por problemas respiratorios. Por eso yo siempre dec铆a que quer铆a estar en un hospital, aunque m谩s no fuera聽limpiando el piso鈥, afirma en di谩logo telef贸nico, dejando entrever la escasa fe que, entonces, se ten铆a.

Motivos para el pesimismo no le faltaban. Las chances de estudiar m谩s all谩 de la secundaria para un chico wichi, como 茅l, eran pr谩cticamente nulas. A las marcas que dejan la pobreza y la exclusi贸n se suma la distancia que separa a las comunidades de las ciudades con oferta educativa. 驴C贸mo solventar un viaje, una estad铆a y todo lo que implica estudiar cuando apenas alcanza para comer?

鈥淟a secundaria es el fin de todo鈥

鈥淓n Sauzalito, mi pueblo, no hay posibilidades. Muchos j贸venes quieren estudiar, pero, una vez que terminan la secundaria, es el fin de todo. Se terminan dedicando a la agricultura, a las artesan铆as, a la pesca. Pero el monte ya no es accesible y el r铆o est谩 contaminado. Muchos tienen sue帽os, pero la gran mayor铆a no cuenta con oportunidades para hacerlos realidad鈥, se lamenta Nicasio.

Sentado y con remera blanca, Nicasio presta atenci贸n durante la clase de M贸nica
Sentado y con remera blanca, Nicasio presta atenci贸n durante la clase de M贸nica

De hecho, 茅l mismo, durante la adolescencia, se vio obligado a abandonar los estudios secundarios para trabajar y colaborar con la subsistencia familiar. 鈥淐on mi mam谩 y mi hermano menor viv铆amos de lugar en lugar, hasta que terminamos en una casa聽a punto de derrumbarse, en el predio de un aserradero abandonado. Algunas noches yo dorm铆a dentro de las m谩quinas en desuso鈥, recuerda.

Rumiando resignaci贸n y aceptando changas de lo que fuese, unos a帽os despu茅s Nicasio retom贸 contacto con aquella maestra de primer grado, que hab铆a sido tan importante en su vida y que ahora viv铆a en C贸rdoba, de donde era oriunda. 鈥淟a busqu茅 por Facebook y empezamos a chatear. Yo era amigo de sus hijos mientras ella vivi贸 en Sauzalito. Iba seguido a la casa. En una de las charlas por chat, ella me pregunt贸 si ten铆a alg煤n聽sue帽o. Y le cont茅 que quer铆a ser enfermero鈥, agrega.

A M贸nica esa respuesta no le result贸 ajena. 鈥淒e ni帽o, Nicasio coleccionaba revistas con temas m茅dicos, me acuerdo de que ten铆a unos fasc铆culos que se llamaban 鈥楨nfermero en casa鈥. As铆 que no me extra帽贸 cuando me lo dijo鈥, recuerda la docente, tambi茅n licenciada en Ciencias de la Educaci贸n y referente en el mundo de la ense帽anza intercultural biling眉e. 鈥淓n nuestras charlas yo le insist铆a para que fuera docente -contin煤a-. Al tener los dos idiomas y ser tan desenvuelto, ten铆a mucho potencial. Adem谩s, en su zona, contaba con posibilidades de formaci贸n. Pero 茅l me dec铆a que no se ve铆a como maestro. Aunque las chances de que pudiera estudiar en otra ciudad fueran nulas鈥.

M贸nica Zidarich en sus tiempos de docente en Sauzalito, Chaco
M贸nica Zidarich en sus tiempos de docente en Sauzalito, Chaco

Aquellas charlas con su maestra le dieron a Nicasio el impulso necesario para terminar el secundario. A su exmaestra, en cambio, le aportaron la certeza de que deber铆a involucrarse m谩s de la cuenta si quer铆a que su alumno concretara su destino. 鈥淯n d铆a le dije 鈥venite a vivir casa, que le vamos a encontrar la vuelta鈥. Y as铆 lo hizo. Se vino primero una temporada para ver si se adaptaba y, de paso, ver las diferentes posibilidades de estudio. El cambio le cost贸 mucho. Tanto, que en alg煤n momento dud茅 si volver铆a鈥, reconoce M贸nica.

Esfuerzo y desarraigo

La decisi贸n de sumarlo a la familia fue recibida con total naturalidad por los hijos de M贸nica, seg煤n recuerda. 鈥淐recieron juntos, en Sauzalito. As铆 que Nicasio era uno m谩s. No s茅 si gener贸 alg煤n prejuicio o reparo en mi entorno. Pero, de haber sido as铆, nadie me dijo nada porque me conocen. Trabaj茅 veinte a帽os en el monte. Si volv铆 fue porque, entre otras cosas, estaba agotada emocionalmente de que las oportunidades que ten铆an mis hijos no las tuvieran el resto de los chicos鈥, afirma.

Por su parte, Nicasio sab铆a que esa era la oportunidad de su vida y que deb铆a aprovecharla. Aunque reconoce que el desarraigo le doli贸 much铆simo. 鈥淢e costaba mucho irme. Dejar el r铆o, el monte, la familia. Que el futuro fuera tan incierto me daba miedo, me angustiaba. Yo quer铆a ir, quer铆a estudiar, pero el choque cultural estaba permanentemente. Tambi茅n hab铆a palabras que no entend铆a, y tuve que aprender a hablar m谩s r谩pido. A que mis frases tuvieran m谩s de dos o tres palabras鈥, recuerda.

Radicado en C贸rdoba, en sus tiempos de estudiante trabaj贸 en forma paralela como jardinero y cuidando a personas mayores. M贸nica lo recuerda muy aplicado y tambi茅n muy querido en sus diferentes trabajos. El esfuerzo de esos a帽os viene dando frutos. Tras cursar la carrera de enfermero en la Cruz Roja, Nicasio se recibi贸 y trabaja desde hace dos a帽os en un sanatorio privado. Sigue en contacto con M贸nica, a quien considera su mentora. 鈥淚ntegra el grupo de WhatsApp que tengo con mis seis hijos. Es un hijo m谩s. Y los chicos, cuando salen lo presentan como su hermano鈥, comenta ella.

Nicasio L枚pez en la actualidad, durante una jornada de trabajo
Nicasio L枚pez en la actualidad, durante una jornada de trabajo

Hoy en d铆a, Nicasio sabe que su historia es una excepci贸n y que la regla contin煤a siendo la falta de oportunidades para los ni帽os que, como 茅l, nacen en el seno de una comunidad ind铆gena ubicada en un paraje alejado. Tampoco olvida que el derecho a la salud sigue siendo un lujo que no todos pueden darse, por eso integra el Tejido de Profesionales Ind铆genas, una red que busca, generar di谩logos entre los saberes ancestrales y el conocimiento cient铆fico, as铆 como visibilizar las problem谩ticas que acechan a las comunidades originarias.

En forma paralela, sue帽a con llevar a vivir a su mam谩 con 茅l, para poder controlar su salud de cerca. 鈥淧ero ella no se halla viviendo en la ciudad鈥, se lamenta. Cuando se le pregunta si la mujer est谩 orgullosa de tener un hijo enfermero, no duda en su respuesta: 鈥淓lla est谩 muy orgullosa de m铆. Pero yo estoy m谩s orgulloso de ella, porque nos cri贸 lo mejor que pudo鈥.

Por: Lorena Oliva