EL DIRECTOR DEL HOSPITAL DE EL SAUZALITO EMITIÓ UNA ALARMA DE COLAPSO DEL NOSOCOMIO


“Si incorporáramos otro paciente estaríamos colapsados”


El médico del Hospital de El Sauzalito, Miguel Figueredo, informó que son 44 pacientes activos con coronavirus en esa localidad, de los cuales dos debieron ser derivados por saturación de la capacidad de atención sanitaria. Además, reveló que el Laboratorio debió ser cerrado porque el bioquímico y su asistente contrajeron covid-19 y se encuentran en proceso de cuarentena, al igual que una de las tres médicas del establecimiento sanitario.

“La situación podría ser complicada porque hay unos cuantos casos donde no tenemos el nexo epidemiológico, es decir que no sabemos dónde se infectaron o la cadena de contagiosidad cómo se produjo. Eso nos alarma por el hecho de que podría haber una circulación viral comunitaria”, precisó. Asimismo, el médico advirtió que se registran casos en Tres Pozos y Tartagal, que se encuentran a 25 y 75 kilómetros de El Sauzalito.

Figueredo señaló que los dos médicos que se encuentran activos realizando turnos de “24×24” desde el jueves pasado.

El médico describió que en la localidad se registró un total de 153 casos positivos de coronavirus, de los cuales 44 permanecen activos. “De esos 44, lamentablemente tenemos 2 que se han reinfectado, dieron positivo el 16 de junio y ahora el 20 de agosto dieron nuevamente positivo. Uno recibió el alta y otro está en aislamiento”, sostuvo.

Respecto de la cantidad de internados, precisó que existen 4 de los cuales 2 pacientes iban a ser trasladados al Hospital de Juan José Castelli por tratarse de pacientes de riesgo (uno de 65 años con obesidad e hipertensión y otro de 46 también hipertenso, ambos del pueblo wichí). “Han desmejorado, ha bajado su oxígeno en sangre y entonces por prevención y precaución y porque van a recibir una mejor atención en un centro de mayor complejidad”, explicó.

Por otro lado, el médico advirtió que “insumos siempre hacen falta” y alertó sobre la carencia de barbijos. “Mucha población del pueblo y del campo viene sin barbijos y el hospital le tiene que otorgar porque es una picardía atender sin barbijo a un paciente”, sostuvo.

“Llama la atención la pasividad y la incorporación como una enfermedad ya común. Lamentablemente tuvimos dos muertes y no sirvió de mucho parece”, reflexionó el profesional médico.

Fuente: chacodiapordia