El hospital de Castelli “100% libre de humo de tabaco”

Una medida con beneficios.

El Ministerio de Salud Pública, mediante el Programa Provincial de Control y Prevención del Tabaquismo, certificó al hospital de El Bicentenario “General Güemes” de Juan José Castelli como institución 100% Libre de Humo de Tabaco. La finalidad de la actividad es promover estilos de vida más sanos y prevenir enfermedades relacionadas al consumo del cigarrillo, en fumadores y no fumadores.

De esta manera, el lugar se constituye como un espacio óptimo para la promoción del aire puro y la protección de la salud de los trabajadores, pacientes y familiares que acuden diariamente. Previo a la certificación y colocación de cartelería alusiva a “no fumar”, se llevó adelante una charla específica con el equipo sanitario y se profundizaron en las estrategias básicas para lograr dicho objetivo.

La finalidad de declarar los entornos saludables, se funda en que el consumo de tabaco es la principal causa de enfermedad, discapacidad y muerte, que genera no sólo grandes pérdidas de productividad sino una enorme carga para las familias y para el sistema de salud. Esos daños comprenden no sólo a los fumadores sino que se extiende a los no fumadores por la exposición al humo de tabaco en el ambiente que contiene unas 7000 sustancias, muchas de ellas tóxicas y más de 60 cancerígenas.

“Con esta premisa, desde el Programa de la Dirección de Enfermedades Crónicas No Transmisibles trabajamos arduamente para que cada vez más Municipios y más instituciones públicas y privadas quieran sumarse”, destacó el referente del Programa, Alfredo Buittoni.

Según la Guía Nacional de Instituciones Libres de Humo de Tabaco, elaborada por la cartera sanitaria de la Nación, debido a su rol modélico, las Instituciones de salud deben ser 100% libres de humo -incluyendo espacios cerrados y patios internos-, ya que se constituyen como espacios jerarquizados en la implementación de políticas de promoción de conductas saludables. Sin embargo, en la Argentina se fuma en gran parte de las instituciones de salud a pesar de la legislación que lo prohíbe.

BENEFICIOS DE LA MEDIDA

Buittoni advirtió que el humo del cigarrillo es una de las principales fuentes de contaminación ambiental y es la principal causa de contaminación de los ambientes cerrados. “Por esto, todos los organismos internacionales expertos en la materia refieren que, sólo los ambientes 100% libres de humo de tabaco protegen a la población de los efectos nocivos en la salud”, sostuvo.

A su vez, esta iniciativa contribuye a la reducción de la aceptabilidad social del fumar, reduce el consumo por parte de los fumadores y aumentan la cesación en los fumadores. Además reducen los riesgos de accidentes, incendios y el deterioro de las instalaciones y equipos debido a los efectos del humo ambiental.

El efecto se constituye como un espacio para la preservación del aire puro y la protección de todas las personas que circulan diariamente.