EL PRESIDENTE DE PRODUCTORES FORESTALES DE CASTELLI EXPRESÓ SU PREOCUPACIÓN POR CAMPAÑA DE DESINFORMACIÓN

El presidente de la Asociación de Productores Forestales de Castelli, Néstor Hillar, quien es productor foresto-industrial y ganadero, expresó su disconformidad con lo que vienen exponiendo algunas ONGs que denuncian deforestación en zonas prohibidas.

En distintos medios gráficos y radiales, se atribuye las grandes precipitaciones de la ciudad de Resistencia a la producción que se manifiesta en el interior de la provincia. También, se alude a que la actividad forestal, la ganadería y todo el desarrollo Agropecuario se logra de manera irregular, señaló Hillar.

Ante esto, el dirigente forestal manifestó sentirse preocupado con estas apreciaciones y explicó que la producción del interior es el motor económico y social de la provincia.
En la actualidad, ante la dificultada del clima y de la competitividad de la zona, el productor del Departamento General Güemes, en sus emprendimientos lleva adelante la actividad ganadera y forestal, de manera asociada, ejecutando proyectos silvopastoriles, y en algunos otros casos, también, a cargo de un aserradero o carpintería.

“Este tipo de manifestaciones confunden a la opinión pública sobre todo el trabajo del sector productivo”, dijo.

“Apuntar a que una topadora, o un tractor, es el culpable del exceso de precipitaciones en resistencia, ubicada a unos 300 km de Castelli, eso es desinformación”, reflexionó el dirigente y dijo coincidir en el sentido que “quien hace las cosas mal debe ser perseguido con infracciones y sanciones”.

La producción forestal, ganadera y agrícola que proyecte un productor, primeramente tiene que obtener un permiso de la dirección de bosques. Usualmente, el productor inicia estos trámites para el aprovechamiento forestal, silvopastoril o cambio de uso de suelo.

Estos permisos están regulados, tienen sus requisitos y el procedimiento a cumplir. Además, en el caso de los desmontes, cada expediente pasa por una audiencia pública, indicó.

PERMISOS CADA VEZ MÁS EXIGENTES
En todos los permisos, los productores aportan un montón de documentación, entre ellas, los papeles de la propiedad, inscripciones de AFIP y ATP, punto GPS del lote, inventario forestal y estudios técnicos y ambientales de las actividades solicitadas elaboradas por ingenieros. A su vez, todo esto es evaluado por las áreas de la dirección de bosques; y además, para trabajar hay que estar al día con la corresponsabilidad gremial, y sobre todo, no contar con antecedentes de infracciones.

Desde la entidad de los forestales se acompaña que los productores y las personas en general respeten las normas, y el que no lo hace se colabora con el Estado para la aplicación de las sanciones, indicó.

Sería importante – agregó – que cualquier persona que tenga dudas sobre la legalidad de algún emprendimiento, se acerque a la asociación, y en forma conjunta con la dirección de bosques, se aclararán las dudas si el mismo tiene permiso, y en caso que no lo tenga, colaborar para que se le apliquen las sanciones correspondientes.

EL CHACO ES UNA PROVINCIA EJEMPLAR

“El Chaco es un ejemplo y no se compara la situación de otras provincias”, explicó el presidente de la APF de Castelli.

“En el Chaco, se trabaja con mayor legalidad en todo sentido. Provincias como Salta o Santiago del estero no disponen de este sistema, y no aseguran que la madera se transforme, permitiendo que se comercialice en bruto sin industrializar. En nuestra provincia, nos concentramos que cada permiso se genere valor agregado con la madera”.
Insistió en decir que “a toda la madera del Chaco se le agrega valor. El algarrobo se aprovecha para las carpinterías de Machagay y Quitilipi. La leña y algunas especies se convierten en carbón. El quebracho es destinado al tanino, entre otros ejemplos, ilustro.

MÁS RECURSOS PARA EL FONDO DE BOSQUES
“Los productores siempre van a querer producir, porque de eso vivimos, pero se destaca como de a poco se está destinando con más frecuencia las actividades a la conservación, aunque se reconoce que con una compensación económica acorde a los costos, sería todo más fácil”. Es por ello, que las operaciones de prensa que se hacen entorno a la producción al entender del dirigente “se confunden”, expresó

“La conservación del bosque nativo se debe sostener con recursos, y para eso está el fondo de bosques de la ley 26.331, que cada vez son menos, y es la nación quien lo financia”.

Agregó a todo esto que “La sociedad debe demandar más activamente que este fondo se componga como dice la ley, y no perseguir y apuntar a la producción como se lo está haciendo”.