ELEVAN A JUICIO LA CAUSA POR EL ABERRANTE FEMICIDIO DE UNA JOVEN WICHI EN MIRAFLORES

Se trata del caso de María Magdalena Moreira, de 16 años, cuyo cuerpo fue hallado hace poco más de un año enterrado en el patio de su pareja Facundo David Narciso, quién irá a juicio imputado por el femicidio agravado por alevosía y ensañamiento. Desde la querella insistirán en que se trató de un crimen de odio porque la víctima pertenecía al pueblo wichí y en que se investigue a posibles encubridores.
La fiscal de investigación Nº 1 de Juan José Castelli, Raquel Maldonado, resolvió la elevación a juicio oral de Facundo David Narciso, acusado por el femicidio de la joven wichí María Magdalena Moreira, cuyo cuerpo sin vida fue hallado hace poco más de un año enterrado en el patio de su pareja en la localidad de Miraflores. De no mediar oposición de la defensa, será la Cámara Multifueros de Juan José Castelli la que deberá definir la fecha para el comienzo de las audiencias.
La causa fue elevada a juicio con la carátula de “homicidio agravado por la relación de pareja, por ensañamiento y femicidio, en concurso real”.
La abogada que representa a la querella de la familia, Carolina Aquino, señaló que hay conformidad en los familiares de María Magdalena y del pueblo wichí con la elevación a juicio de la causa. La notificación de la Fiscalía se produjo después de la marcha que realizaran familiares y miembros de la comunidad wichí en Miraflores, al cumplirse un año del aberrante hecho.
Aquino sostuvo que el criterio de la querella es que también se trató de un crimen por “odio racial”, dado que la víctima pertenecía al pueblo wichí. “Es un agravante que no le imputó la fiscal pero como querella en su oportunidad lo vamos a hacer”, adelantó la abogada querellante en declaraciones a Radio Nacional Resistencia. En ese contexto, aseguró que “hay pruebas que demuestran que también existió un odio en cuanto a la raza de María Magdalena, que pertenecía al pueblo originario wichí”.
Desde el pueblo wichí denunciaron que antes del desenlace fatal, Narciso se sacaba fotos golpeando a María Magdalena y que incluso en uno de esos golpes le hizo perder dos dientes. La adolescente también contaba que la discriminaban por ser hermana de uno de los referentes principales del Consejo de Recuperación Territorial y que le gritaban: “india sucia pariente de usurpador”.
Otro de los aspectos que objetan desde la querella es que no se haya avanzado en una investigación por el posible encubrimiento del hecho. En ese sentido, la abogada advirtió que “puede haber personas que si bien no hayan actuado como partícipes si lo hayan hecho como encubridores”. Y anticipó que la querella solicitará que se avance en una investigación sobre el posible encubrimiento, teniendo en cuenta que la Fiscalía no adoptó ninguna medida al respecto. “Vamos a solicitar una investigación autónoma en base a algunas pruebas que se encuentran en el expediente principal”, sostuvo.
Por último, Aquino reiteró que los derechos de María Magdalena ya habían sido vulnerados previamente con complicidad de funcionarios públicos, teniendo en cuenta que la niña dio a luz a un hijo de Narciso a la edad de 13 años y el caso no fue notificado por las autoridades sanitarias que le practicaron la cesárea, cuando por protocolo así debe ser, más teniendo en cuenta que habría quedado embarazada a los 12 años.


“María Magdalena fue una madre muy joven, una madre niña, fue sometida a una cesárea para dar a luz a su hijo y eso es corroborado con la autopsia porque consta la cicatriz de la cesárea. Es decir que no fue un parto en una casa sino que fue atendida en un hospital y no hay ninguna actuación relacionada con la atención de una menor que debería haber sido denunciada”, subrayó la abogada querellante.

Fuente chacodiapordia