Eliminación del monotributo social agropecuario: “Va a ser un daño muy fuerte”, aseguran pequeños productores

Desde la Federación de Pequeños Productores, Ramón Ríos aseguró que el final del MSA ocasionará un “gran daño” al sector que luego de muchos años pudo sumar aportes para su jubilación y contar con una cobertura médica. Consideró la necesidad de un «acompañamiento» que ayude a fortalecer la producción y evitar un nuevo “éxodo del interior». «Esa familia, otra cosa no sabe hacer, sabe trabajar la tierra», añadió.

  

El presidente de la Federación de Organizaciones de los Pequeños Productores del Chaco, Ramón Ríos, habló para RADIO CIUDAD sobre la noticia que fue confirmada por el Ministerio de Agroindustria de la Nación respecto del final del Monotributo Social Agropecuario (MSA) a partir de diciembre de este año.  Aseguró que para los pequeños productores será “un daño muy fuerte porque teníamos una oportunidad de tener un aporte para nuestra jubilación y para tener cobertura de salud, que no lo tenía la agricultura familiar y, además, tener un facturero y poder vender la producción con factura”, aseguró.

“Los pueblos del interior de la provincia del Chaco, de la Argentina, son chiquitos y se manejan con la producción propia del lugar, del territorio. Eso es lo que nos pega muy fuerte y por eso el reclamo que estamos haciendo, para que lo revean. Es un daño muy fuerte que va a pegar al sector”, manifestó.

Informó que en el Chaco hay 1.500 productores activos en el MSA, “y otros 1.500 más no llegaron a concretar todas las gestiones para su actividad. Es un buen programa que te permite facturar como para poder vender tu producción y también contra con la cobertura médica que durante muchísimo tiempo no tuvo la agricultura familiar. Creo que por eso es fuerte el daño que causa esa eliminación si se cumple”.

Consideró la necesidad de un “acompañamiento” a través de programas “para que puedan ir fortaleciendo esa producción y que esa familia siga quedando en el campo porque el problema es mayor cuando van todos a los basurales o se hacen cordones de barrios periféricos. Ahí se ven las malas consecuencias, en el éxodo del interior”, dijo el hombre describiendo así la situación de pobreza a la que se expulsa al campesinado y al pequeño productor. “Esa familia, otra cosa no sabe hacer, sabe trabajar la tierra”, añadió.

Asimismo, opinó sobre el achique en cuanto a las políticas de Estado, sea con las nuevas disposiciones que rigen al SENASA como a la eliminación de programas que se desarrollaron hasta 2015 en el área de Agricultura Familiar. “Nos pegó fuerte porque se venía trabajando mucho con SENASA por el tema del control de los alimentos. Nosotros defendemos la producción desde el campo a la mesa del consumidor. También estábamos trabajando con el INTA y también teníamos relaciones con el INTI para ir viendo el tema de valor agregado e ir mejorando. Con el achique que hubo hoy no vemos a nadie de SENASA, no hay un control de sanidad que es importantísimo. El INTA se quedó sin recursos para movilidad de los técnicos y ahora son ingenieros de oficina y en el INTI no tienen no para mover una camioneta. Y nosotros sentimos la consecuencia de eso”.