Georgios Papanikolaou, el descubridor de la prueba del cáncer uterino

Hoy es el 136° aniversario del griego que revolucionó la ginecología

El científico de origen griego realizó una de las aportaciones más importantes en la medicina preventiva del siglo XX y logró reducir la mortalidad por cánceres cervicales.
Georgios Papanikolaou pasó a la historia de la investigación y de la Medicina por haber desarrollado una prueba para la detección temprana de cáncer en el cuello uterino que hoy lleva su nombre: test de Papanicolaou. Siempre fue un gran estudiante, pero tardó en tener claro su futuro, ya que ni la medicina ni el ejército, donde se alistó, le atraían demasiado
Modesto en su trabajo y calificado por sus ayudantes como un gran profesor aunque sin grandes dotes para oratoria, se dedicó a investigar sin descanso -y sin vacaciones- cuando descubrió su pasión por la ciencia. Sin embargo, hasta que ese momento llegó viajó por varios países, emigró con su esposa a Estados Unidos sin dinero y tuvo que buscarse la vida en trabajos esporádicos hasta que pudo ejercer su profesión y sus experimentos fueron reconocidos.
Papanikolaou se encontró en la ciudad de Nueva York con un título de médico y un doctorado, vendiendo alfombras y tocando el violín en los restaurantes para arreglárselas, mientras su esposa cosía botones por $ 5 a la semana.
Después de unos meses, Papanikolaou encontró trabajo como investigador en el departamento de patología del Hospital de Nueva York y en el departamento de anatomía de la Universidad de Cornell, y Andromachi se unió a él como técnico y, a veces, como sujeto de prueba.
En 1925, Papanikolaou estudió cómo las células de la vagina y el útero cambiaban a lo largo del ciclo menstrual. Algunas células cambiaron durante la menstruación en los conejillos de indias en el laboratorio de Papanikolaou en Cornell, y quería saber si sucedía lo mismo en los humanos, por lo que reclutó a su esposa y varias amigas para que fueran.
Recolectó sus muestras de células raspando algunas células de la abertura externa del cuello uterino (la abertura entre la vagina y el útero), luego untó las células en un portaobjetos de vidrio y las estudió con un microscopio.
Tal como sucedió, uno de los amigos de Andromachi Papanikolaou tenía cáncer uterino, y las células mutadas, malignas, sobresalían como pulgares doloridos entre las células sanas en la diapositiva.
Papanikolaou se dio cuenta de que había descubierto algo importante, y en 1928 presentó sus hallazgos en una conferencia médica en Michigan. Aunque no fue el primero en darse cuenta. En 1927, un médico en Rumania, Aurel Babes, demostró una técnica similar a la de sus compañeros. Sin embargo, ya que Papanikolaou realmente usó su método primero, en 1925, generalmente obtiene el crédito hoy.
Las pruebas de Papanicolau modernas también se basan en la técnica de Papanikolaou para obtener muestras de células y colocarlas en una diapositiva.
Pero a fines de la década de 1920, la mayoría de la comunidad médica seguía siendo escéptica. Para obtener apoyo, Papanikolaou citó un dato que había visto en un texto sobre enfermedades pulmonares escrito en 1843 (40 años antes de que naciera), cuyo autor también notó que las células cancerosas eran fáciles de detectar bajo el microscopio. A la comunidad médica le tomó hasta 1943 reconocer la importancia de lo que Papanikolaou había encontrado.
Papanikolaou murió en 1962, pero su trabajo continúa salvando vidas. Debido a que es una forma rápida, económica y eficaz de detectar a los pacientes los primeros signos de cáncer uterino y cervical, la prueba de Papanicolaou sigue siendo una de las herramientas más importantes en la lucha moderna contra el cáncer.
Actualmente sus restos descansan en el pequeño pueblo de Clinton, New Jersey y, en su honor, el Miami Cancer Institute pasó a llamarse Papanicolaou Cancer Research Institute. También como reconocimiento a su trabajo y su contribución a la humanidad, en 1978 el Servicio Postal de Estados Unidos lo honró con un sello conmemorativo de 13 centavos. Asimismo, su imagen apareció en la moneda griega de 10.000 dracmas antes de ser reemplazada por el euro y en varios sellos griegos.