La Mesa Evangélica de Chaco pide que aparten del INADI a Victoria Donda por “discriminar a millones de argentinos”

La Mesa Evangélica del Interior del Chaco (MEICH) manifestó hoy “fuerte repudio” a expresiones de Victoria Donda en el programa A Dos Voces de TN y pidió que separen del cargo a la titular del INADI.

A través de un comunicado titulado “Desde el INADI nos han discriminado”, aseguraron que Donda “despreció la fe de millones de argentinos al tildarnos de fanáticos, descalificando nuestras posturas y tratando a los cristianos como ciudadanos de segunda categoría”.

“Mientras existan expresiones discriminatorias por practicar una fe no habrá igualdad en la Argentina”, advirtieron desde la Mesa Evangélica y sostuvieron que “parece una parodia de programas de humor pero se trata de un hecho lamentable” al tratarse de la titular del Instituto Nacional contra la Discriminación.

EL COMUNICADO

A continuación, la transcripción del documento completo:

Parece tratarse de una parodia de programas de humor, pero no, se trata de un hecho real, lamentable y bochornoso al que una vez más nos hemos visto ninguneados quienes abrazamos la fe cristiana. Esta vez nada más ni nada menos partió por la titular del INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación) Victoria Donda, tratando a Cinthya Hotton de «fanática» religiosa, por el simple y profundo hecho de abrazar la fe cristiana.

Este acto es mucho más profundo que el desprecio a la fe de Hotton, porque en realidad despreció la fe de millones de argentinos, de la inmensa mayoría de ciudadanos que tenemos una fe en Dios y en la Biblia y en cuyos principios se ha constituido nada más ni nada menos que nuestra nación

Reza la página de inicio de ésta institución «Somos un organismo con presencia en todo el país que vela por el respeto de los derechos y garantías de todas las personas que habitan Argentina»

Donda no sólo que violó ese principio, sino que menospreció el punto de vista de la licenciada Hotton por sus creencias, siendo esto algo totalmente condenable desde todo punto de vista.

Hace pocos días un hecho histórico fue mundialmente replicado, ocurrió en un partido de fútbol, en el mismo un árbitro trató de «negro» a un entrenador por el que el partido de Champions League fue suspendido y el juez fue reemplazado con la firme posibilidad de que sea suspendido de por vida.

Sin embargo en esta Argentina democrática, libre y soberana; quien debe garantizar la libertad de credo, de pensamiento y expresión nos tilda de «fanáticos» descalificando nuestras posturas y tratando a los cristianos como ciudadanos de segunda categoría.

Desde nuestro espacio manifestamos nuestro total rechazo a las declaraciones de Victoria Donda y peticionamos como ciudadanos de este bendito país, que la señora Donda sea apartada de su cargo.

Mientras existan expresiones discriminatorias por practicar una fe no habrá igualdad en la Argentina