Michelle relató como fue el ataque: “Me dijo sos mía o muerta”

“Me dijo ‘mía o muerta’ y empezó a clavarme un cuchillo grande que agarró de la cocina”, le contó a Clarín Verónica Notagay (26) por teléfono desde el segundo piso del Hospital Rivadavia, donde quedó internada luego de que en la madrugada del domingo su novio José María Slapak le diera tres puñaladas. “Los médicos me dijeron que una de las puntadas entró a un centímetro del corazón así que parece que me salvé por un centímetro”, agregó la joven chaqueña y perteneciente a la comunidad mocoví, que es modelo y actriz y vive desde hace seis años en Buenos Aires. Ayer por la tarde, el atacante, que seguía prófugo, le envió un mensaje a uno de sus teléfonos: “Mi amor, quiero saber si estás bien. Te pido que me perdones. Te amo”, decía. Ella asegura que teme por su vida.

Con Slapak se conocen desde chicos. “Fuimos novios en el secundario, a los 14 años, y hace dos meses nos reencontramos. Chocamos bastante porque José María es muy celoso y quería que me alejara de mi familia”, sumó Verónica, que está delicada por una de las puñaladas que recibió y le produjo un neumotórax, es decir, la presencia de aire entre la pleura y el pulmón. Por esta razón, ayer la iban a intervenir, según su mamá Analía, que vive en Castelli, Chaco, y llegó el lunes a Capital tras enterarse de lo sucedido.

Notagay junto a su novio José María Slapak, que está prófugo.

Notagay junto a su novio José María Slapak, que está prófugo.

La víctima, que usa como nombre artístico Michelle, relató a este diario que esa madrugada estaban en su departamento de Recoleta escuchando música y viendo unos videos junto a su pareja cuando comenzaron a discutir por “los celos de él”. “Yo me fui a cambiar rápido, me quería ir. Llegué a ponerme las zapatillas y ahí me empezó a empujar, a pegar. Me dio sopapos y piñas y terminé en el piso. En ese momento, corrió a la cocina y agarró un cuchillo grande que yo usaba para picar carne”, precisó la modelo.

La secuencia siguió con el “mía o muerta” y las puñaladas: una en el hombro, otra en el abdomen y una tercera en medio del pecho. “Yo llegué a levantarme y me miré en el espejo. Me salía mucha sangre. Le grité ‘qué me hiciste’ y él se largó a llorar y me pidió perdón. Entonces le dije que tenía que ir a un centro de salud urgente pero él no me quería dejar salir. Tenía miedo de que lo denunciara”, detalló Verónica que, luego de prometerle que no iba a decir nada, logró que la llevara caminando hacía la guardia del Hospital Alemán, que queda a tres cuadras de su departamento de Juncal al 2200. Como la mujer no tiene obra social, le realizaron allí las primeras curaciones y fue derivada al Rivadavia.

El hombre, que es de Castelli y estaba de visita en Buenos Aires, la dejó allí y escapó. Efectivos de la Comisaría 19, alertados por lo ocurrido, se acercaron hasta el departamento pero no lo encontraron. De allí secuestraron un cuchillo, que sería el que utilizó para el ataque. Además, se llevaron sábanas y un cubrecama manchados con sangre.

Luego, detectaron que Slapak había sacado pasajes de micro con la aparente intención de fugarse por lo que lo esperaron en diferentes terminales aunque sin éxito ya que al final no se presentó. La causa quedó caratulada como “lesiones” e interviene el Juzgado de Instrucción en lo Criminal N° 13, a cargo de Patricia Guichandut.

Paula Voto, una amiga de Verónica, afirmó que el agresor se llevó uno de los celulares de la víctima que luego fue encontrado por la Policía “tirado” en Merlo, donde Slapak tiene familiares. A un segundo teléfono de la mujer llegó el mensaje en el que José María le pide perdón. Ese contacto la asustó más: “Estoy aterrada. Él ya había intentado pegarme en otra oportunidad y tiene antecedentes de violencia de género con una ex. Tengo miedo de que venga a buscarme y me mate. Necesito que lo agarren pronto”