POR LA MEMORIA DE UNA LUCHADORA INCANSABLE


Nilda se recibió de maestra normal en Juan Jose Castelli. Ejerció la noble profesión de la docencia en el pasaje “La Gerónima”, creyendo en cambiar el mundo desde la educación. Desaparecida en 1976

Gracias a Erica Peters. Escrito por Andy Schäffer Profesora Diplomada en Género.

La memoria atraviesa nuestra historia de manera constante. Un pueblo con memoria de los abusos sufridos, busca no volver a sufrirlos, y educa para no volver cometerlos. Por más que busquemos olvidar y negar la historia, la memoria está allí siempre. Está en los derechos conquistados, y en nuestro país, en nombres de aquellos que lucharon y que no han vuelto a los brazos de sus familiares.

Quisiera que esta, no sea solo una nota editorial, sino visibilizar uno de esos tantos nombres que dejan huella por haber luchado y por faltar de sus casas, de las vidas que tenían, de los sueños que sembraron para un país mejor. Quisiera retomar hoy, la historia de Nilda Graciela Peters, a la cual esta memoria le debe presencia y que como muchos luchadores de la época, sufrió los horrores de la dictadura militar

Nilda se recibió de maestra normal en Juan Jose Castelli. Ejerció la noble profesión de la docencia en el paraje “La Gerónima”, creyendo en cambiar el mundo desde la educación. Como sus deseos de hacer mejor la vida de las personas la llevaron más lejos, terminó estudiando la carrera de servicio social en la provincia de Corrientes. Allí fue detenida en 1974 porque se consideró subversivo su acompañar en las villas del Bajo Pujol.

Fue puesta en libertad un tiempo después, aunque nunca más volvió al hogar familiar. Vivió en la clandestinidad, y su familia vigilados. Allí comenzaron una serie de acosos donde sus familiares sufrieron allanamientos en su hogar, sustracción de sus documentos, infiltraciones en sus vidas etc. En octubre de 1976, se perdió todo contacto con Nilda y comenzó el doloroso camino de búsqueda de sus familiares, para saber de ella.

Con el advenimiento de la democracia, la tarea increíble de la CONADEP y la búsqueda incansable de su familia, la verdad pudo salir a la luz. Estaba enterrada en Santa Fe Capital . Fue asesinada en 1976 y desde entonces, su familia espera justicia. Su causa, junto a otras similares está en los Juzgados Federales de Rosario. Sus cuatro hermanas (dos de ellas muy queridas por mi, y doy fe de que tienen el mismo deseo de cambiar el mundo para hacer de este un mejor lugar) todavía esperan justicia para ella , pero manteniendo en la memoria a esta mujer con una solidaridad infinita, una voluntad inquebrantable y un amor enorme por los más humildes.

Hoy traigo a ustedes a esta mujer, que como a muchas luchadoras de la época, les debemos los derechos que hoy tenemos. La memoria presente y la tortura, nunca más.