QARAMTÁ YA CONOCE A SU PAREJA CONNLA QUE BUSCAN LA REPRODUCCIÓN PARA PRESERVAR A LA ESPECIE

En un proyecto único en el mundo, se cruzará a dos yaguaretés, uno en estado silvestre y el otro en cautiverio, en el Parque Nacional El Impenetrable y lo que se pretende es salvar la especie de la extinción.

Este lunes, el Gobierno del Chaco había confirmado que cruzará a dos yaguaretés en el Parque Nacional El Impenetrable. El proyecto, único en el mundo, lo lleva adelante junto a la Fundación Rewilding Argentina y comprende la cruza entre un ejemplar silvestre (Qaramtá) y una hembra en cautiverio (Tania). De esta manera, buscan salvar a la especie en extinción.

Al respecto con el Intendente del Parque Nacional El Impenetrable, Leonardo Juber, explicó que los ejemplares ya se están conociendo. Detalló que Tania se encuentra dentro de un corral con varias divisiones en el interior y se le permite a Qaramtá ingresar allí para que de a poco tomen contacto y puedan reproducirse.

Qaramtá fue descubierto hace pocos meses en el Parque Nacional. Si bien investigadores sostenían que la especie aún no estaba extinta en Chaco, «muchos descreían de esto», aseguró Juber. Más tarde, se encontró la primera huella y posteriormente se registraron las primeras fotografías que confirmaban la presencia del animal.

Al ser el único ejemplar visto hasta el momento, el objetivo principal es que se pueda generar descendencia con esta hembra, que, si bien es de cautiverio, podría sacar crías de Qaramtá, este tigre silvestre, y esas crías pueden ser reinsertas o no en la naturaleza.

Lo importante sigue siendo el fortalecimiento del área protegida y la conexión de este parque con otras áreas protegidas, porque todo este esfuerzo, si no hay áreas protegidas fuertes o no hay continuidad de bosque, todo esto no sirve de mucho.

En el Iberá también hubo una cruza de un macho y una hembra. La diferencia radica en que en el Iberá siempre se trabajó con animales que ya vivían en cautiverio y no pueden reinsertarse en la naturaleza.

Lo particular de esta situación es que «Qaramta es un animal que vive libre, no ha tenido contacto con el hombre», un animal silvestre que requiere un manejo diferente y otros recaudos distintos, sumado a que es la primera vez que se lleva a cabo un emprendimiento como este dentro de la región chaqueña.

En Argentina hay tres núcleos, uno en la selva paranaense en Misiones, es una población saludable y que se ha venido recuperando. Otra población es la de Las Yungas, la de la selva del noroeste, que es la que se encuentra en mejor estado. La que se encuentra en estado más crítico, es la población chaqueña, de hecho, en Chaco se considera a la especie como ecológicamente extinta, significa que el número es tan reducido (se estima no hay más de veinte ejemplares) que ya no cumplen un rol en la naturaleza como sí lo cumplen en otros lugares.

Todo este esfuerzo es para tratar de mantener esta peueña población y de a poco ver si se puede recuperar.

El panorama es alentador porque a lo largo de estos meses se vio que hay afinidad entre Tania y Qaramtá y se espera que cuando puedan compartir un mismo espacio no haya problemas.

Por último, se vuelve a insistir en que todo este esfuerzo no sirve si no hay un parque fortalecido, si no hay áreas protegidas fortalecidas, y sobre todo si no se logra que exista conexión entre estas áreas protegidas, que el monte se extienda más allá de los límites del parque nacional