¿QUE ES Y PORQUÉ SE CELEBRA LA CHACARERA DEL MONTE?


Sus inicios datan del 1900…

En el Paraje 4 de febrero, en lo profundo del Impenetrable Chaqueño, mas de 1000 bailarines levantan polvareda para celebrar este género único nacido en Chaco. Este año 2019, en su séptima edición, los días 09 y 10 de noviembre, además de los músicos locales contará con la actuación del Chaqueño Palavecino por primera vez en el patio de tierra y con entradas totalmente gratis.

Para llegar al lugar ubicado en el Corazón del Impenetrable Chaqueño, se necesita un caballo, un auto, una moto o caminar 22 kilómetros desde la ruta 9. El trajín termina en el Paraje 4 de Febrero, lugar que adquirió ese nombre por la fecha en que se firmó un pacto de paz entre indígenas y criollos, en 1923, en el que cada una de las partes se comprometía a respetar el territorio del otro. En esa patria chica se celebra desde hace siete años el Festival de la Chacarera del Monte Impenetrable, fiesta que participó y ganó de la convocatoria de FESTEJAR, el programa que fomenta las celebraciones populares como espacios de encuentro y generadores de valores comunitarios.

¿QUÉ ES LA CHACARERA DEL MONTE?
La chacarera del monte es un género único, que se distingue de la santiagueña, entre otras cosas, por el uso indispensable del acordeón, y por tener dos acordes menos en la vuelta entera. Los bailarines y bailarinas danzan a los saltos, levemente agachados, como una postura similar a la del chamamé.
En esta zona hay influencia de correntinos, de santiagueños y de salteños, que cuando vinieron a poblar esta región del Chaco, trajeron violines, bombos, guitarras y el acordeón. Pero cuando se gastaron las cuerdas de las guitarras y violines, no hubo forma de reemplazarlas, y lo único que quedó fue el fuelle de dos hileras del acordeón. De esta manera, la chacarera se fue transformando por el ritmo del acordeón, y así nació, a comienzos de 1900, la Chacarera del Monte, que luego se extendería por toda la costa del río Bermejo.
Según cuentan algunos lugareños, por el 1900 un «tal» Córdoba la ejecutaba por la zona de Fuerte Esperanza, y era allí donde se reunían los pobladores durante dos o tres días, o mas, para festejar y bailar este ritmo único. Algunos hasta se animan a decir que fue Don Antonio Nievas quien junto a algunos amigos visitaban dicha fiesta trasladándose a caballo por varias leguas hasta Fuerte Esperanza comenzando años mas tarde a tocar esa Chacarera del Monte por el Paraje 4 de Febrero donde vivía.
Varios años mas tarde un niño fue cautivado por esa música, comenzando a ejecutarla con su acordeón y siendo muchacho comenzó a convertirse en un gran músico. Se trata nada mas ni nada menos que de «Coco Gomez», fue él quien la hizo conocer siendo hoy el Embajador de la Chacarera del Monte llevándola a los grandes escenarios del país como Cosquín ente otros. Gracias a este trabajo, la Chacarera del Monte es considerada hoy como un Género propio y declarada por Ley como Patrimonio Cultural del Chaco.
Además de la particularidad rítmica que el tiempo y la coyuntura supieron acoplar, el festival es tanto un homenaje al músico criollo Antonio Nievas, como a los antiguos pobladores del Paraje 4 de Febrero. Por eso, la fiesta es reconocida como parte del patrimonio cultural y turístico del impenetrable, con el propósito de recuperar, promover y destacar las costumbres y tradiciones arraigadas durante mas de un siglo en esta zona del Impenetrable.

Estela Almirón, Subsecretaria de Cultura de la Municipalidad de Juan José Castelli, cuenta que “en la casa de Don Antonio se celebraban todas las fiestas del gauchaje, los bautismos, los casamientos, los nacimientos, el Día de la Virgen y otras fiestas. Y nosotros, lo que hacemos es revivir esas fiestas con todas sus manifestaciones: carreras de sortija, carreras cuadreras, juegos de taba, cabalgatas con antorchas y la santeada, una procesión en la que llevan en andas la imagen de la Virgen María. Alrededor de todas estas actividades, se arma una gran feria de artesanos y de comidas: pero ojo, ¡acá no hay panchos ni papas fritas! Todo es gastronomía criolla, como empanadas de charqui, charquisillos, chanfaina, asado de chivito a la estaca y tortilla a la parrilla”. Remarca.
“Don Nievas tocaba el acordeón, pero nunca se imaginó que gracias a su música la provincia iba a declarar esa Ley. Por eso nos interesa promover en los festivales a los músicos locales, que los que suban al escenario sean aquellos que tocan en la soledad del monte», concluye

UN CAMPAMENTO EN MEDIO DEL IMPENETRABLE
Como la fiesta se realiza en medio del monte, la tradición invita a los y las participantes a armar un campamento en dicho lugar, y disfrutar de la laguna generada por un antiguo cauce del Río Bermejo. En total, hubieron más de 20 mil personas en las últimas ediciones, y alrededor de 1000 parejas bailando en el patio de tierra.

Fuente: MHistoL