SE CUMPLE UN MES DEL ROBO AL CAJERO DEL BANCO Y NO HAY NOVEDADES

Dudas y Certezas de una Investigación Compleja

El robo de los 420 mil pesos al cajero del Nuevo Banco del Chaco el pasado 27 de enero, aún sigue sin esclarecerse y crece la sospecha de la participación de personas con acceso a información precisa sobre el movimiento de caudales de la empresa Norte Transportadora.

El primer dato concreto es que el hombre que se habría llevado el botín de dinero el pasado domingo 27 de enero alrededor de las 17 horas, ingresó al sector de reposición del cajero sin forzar ninguna cerradura e inclusive desactivó la alarma. Esto deja en evidencia de que este hombre tenía la llave de la puerta y que inclusive conocía la clave para desactivar la alarma.

El hombre fue visto por una mujer que circunstancialemente se encontraba en el lugar, quien posteriormente lo describió como un hombre petizo y relleno que se cubría el rostro con un casco. Esta mujer avisó a un efectivo policial que se encontraba cubriendo guardia de seguridad en el sector de emergencia del Hospital del Bicentenario y de esa manera tomó intervención inmediata la Justicia, aunque posteriormente la propia empresa de caudales formalizó la denuncia. Este cajero no tenía cámaras de seguridad, por lo que la investigación se torna más compleja para la Justicia.

El primera instancia la fiscal Raquel Maldonado realizó allanamientos en las oficinas de la empresa ubicadas sobre la avenida Hipólito Irigoyen donde secuestró tikets de depósitos de dinero y un libro de hoja de ruta que la empresa utiliza para registrar los movimientos de dinero en cada recarga de cajeros; entre otros elementos. Luego declaró un alto directivo de la empresa quien contó que era la primera vez que les había sucedido este tipo de situaciones, aunque reconoció que en otras oportunidades se detectaban faltantes menores de dinero, que generalmente los cubría el seguro.

LOS MOVIMIENTOS

Para la Justicia hay datos llamativos que surgen del cruzamiento de información de los registros de apertura del cajero automático instalado en el sector de emergencias del Hospital del Bicentenario. La “Cinta auditora” registra todos los movimientos del cajero, pero ese dispositivo sólo registró la apertura de la bóveda del cajero el día viernes 25. Supuestamente el sábado 26 se realizó otra recarga, pero sólo se registró la apertura de la puerta y la desactivación de la alarma, mientras que no hubo apertura de la bóveda. Esto hace sospechar de que alguien dejó intencionalmente el dinero fuera de la bóveda y que la persona que ingresó el día 27 de enero tenía toda esa información. De esta manera, crece la hipóstesis de una posible participación de personal de jerarquía de la propia empresa y surgen los interrogantes si es que se trató de un robo a la empresa, de un robo a la entidad bancaria o de una maniobra de estafa al seguro que paga esta sociedad anómina encargada del transporte de caudales.
La investigación está en estos momentos a cargo del Fiscal Oscar Obregón por ausencia de la Fiscal Maldonado.

Fuente: diariocastelli