TAMBIÉN EN ESTE 2020: PODRÁ VOLVER A VERSE LA ESTRELLA DE BELÉN


Después de 800 años podrá volver a verse en el cielo la “Estrella de Belén”

Una enorme luz en el cielo guió a los Reyes Magos hasta Belén para poder conocer al mesías. Según la mitología cristiana esa fue la Estrella de Belén, un fenómeno astronómico misterioso del que no se sabe su origen y solo se tienen referencias a partir de los textos bíblicos, pero que habría sido el anuncio para el mundo del arribo de Jesús. Según los especialistas esta potente luz en el cielo podría repetirse gracias al cruce entre Júpiter y Saturno.

El fenómeno se producirá en los próximos días cuando los planetas mencionados se alineen. No se les había podido observar tan, relativamente, cerca de la Tierra desde la edad media que abarca desde los siglos V y XV.

Según señaló Patrick Hartigan, astrónomo de la Universidad Rice, en una entrevista con la revista Forbes: “Las alineaciones entre estos dos planetas son bastante raras, ocurren una vez cada 20 años aproximadamente, pero esta conjunción es excepcionalmente rara debido a lo cerca que parecerán estar los planetas entre sí”.

“Tendría que retroceder hasta justo antes del amanecer del 4 de marzo de 1226, para ver una alineación más cercana entre estos objetos visibles en el cielo nocturno”, añadió. Los avistamientos se podrán observar toda una semana después de la puesta de Sol el 21 de diciembre, según se informó. ¿Qué se verá? Algo así como si fuera un planeta doble, pero en realidad es solo que los planetas estarán muy cerca uno del otro.

El doctor Hartigan explicó que las mejores condiciones de observación estarán cerca del ecuador. Sin embargo, el fenómeno podrá ser visto en cualquier parte del mundo, siempre y cuando el clima lo permita; en el cielo occidental, aparecerá bajo durante aproximadamente una hora después del atardecer de cada noche. Sin embargo, los planetas serán lo suficientemente brillantes como para poder verse en el crepúsculo.

¿Por qué se lo asocia a la Estrella de Belén? Porque el mítico astrónomo Johannes Kepler que vivió entre 1571 y 1630, llegó a la conclusión de que aquel fenómeno al que la Biblia hace referencia no fue realmente una estrella, sino una de las múltiples conjunciones entre Júpiter y Saturno sucedidas en el siglo VII. El matemático aseguraba que la cercanía entre ambos planetas (desde el punto de vista terrestre) fue el fenómeno que dio origen al mito.

De acuerdo a la revista Muy Interesante, “la conjunción planetaria de Júpiter y Saturno del próximo 21 de diciembre de 2020 mostrará un resplandor en todo el mundo parecido al que según la tradición, guió a los Reyes Magos al lugar de Nacimiento de Jesús”. Esto se extenderá aproximadamente 45 minutos después de la puesta del sol.

Por su parte, Hartigan, astrónomo y profesor del departamento de Astronomía y Física de la Universidad de Rice, dijo que para ver estos planetas juntos en lo más alto del cielo otra vez, se tendrá que esperar hasta el 15 de marzo de 2080; después de esto, no volverá a ocurrir sino hasta después del año 2400