VOLVER A UNA INFANCIA FELIZ

Día del Periodista
Domingo después del almuerzo y tras algunos asuntos que siempre surgen, me subo al auto y como quien despejar la mente tomo rumbo hacia el campo.
Luego de hacer varios kilómetros reacciono que estoy muy cerca de “aquel lugar”, “nuestro campo”!! “Nuestra Casa”!!
Con un nudo en la garganta y otro en el estómago y el corazón con las pulsaciones al máximo comienzo a ingresar por el camino vecinal entre el monte de aquel Paraje Monte Quemado.

Tras unos minutos (que parecieron eternos) de serpentear por ese camino llego a la tranquera!!
Parado frente a ella, Intacta, como siempre, parecía que nada cambió, han pasado ya treinta años de aquella infancia, sin embargo los recuerdos vuelven y parece que los años no han pasado.


Comienzo a entrar caminando hacia el corral, el bebedero y el pozo de agua, si hasta la rondana es la misma!!, de donde tantas veces tuve que sacar agua fresca para tomar o cargar los bebederos para los caballos, con los que trabajábamos la tierra y alguna vaca que nos daba leche.
Desde allí parado giro hacia la tranquera y mis recuerdos me llevan a aquellos días en que a las seis de la mañana salía caminando para ir cinco kilómetros caminando a la escuela.
Aquella Escuela 622 Colonos chaqueños, mi maestro Carlos Bauzá y su esposa, y por supuesto, los amigos de la escuela, recreos de fútbol, cachada y otros juegos que hacían de la escuela un lugar placentero por el que cada día con ganas salía temprano de casa y volvía ya en plena siesta para llegar a casa donde mis padres me esperaban con un jugoso guiso sobre la mesa.
El amor de la familia, que a pesar de que mi hermano estudiaba en un colegio en Pilar, Buenos Aires y mi hermana en otro en Casilda, Santa Fé permanecía intacto y la felicidad era eterna.


Luego de varios minutos de gratos recuerdos vuelvo a avanzar hacia el sector donde “estaba” la casa, hoy desde lejos sólo se ven arboles y ramas, pero al llegar al lugar lo primero que pude ver son lo horcones de aquel galpón con techo de palo a pique, paja y tierra, hoy ya por el suelo, el mismo lugar donde cada siesta mi padre se recostaba a descansar y escuchar chamamé de Radio Esmeralda de Saenz Peña, que por aquel entonces solamente se escuchaba junto a Radio Mocovi de Charata.


Esas siestas de mucho calor, recostado justo en frente de la planta de “burrito”, allí mismo donde para apacentar el calor yo mojaba una vieja toalla y la sacudía al viento para enfriarla y luego colocarla sobre su cuerpo a modo de refrescarlo por lo que mi padre sonreía y hasta a veces lanzaba un escalofrío, no sé si en broma o para darme más ganas, pero yo me sentía orgulloso y feliz de lograr que él esté fresco y pueda descansar para seguir su tarea mas tarde.


Entre ramas puedo seguir rumbo al sector de la casa en sí, los pájaro parecen estar esperándome porque su cantar es el mismo de aquellos años, calandrias, junchiviros, cardenales, horneros, cirirí, palomas y hasta una viudita que me miraba desde lejos, todo era como hace treinta años, salvo por lo demás, la casa son escombros por el suelo en medio del ramerío, mostrando que se cansó de esperarme por lo que una lágrima no se puede contener.


Poder ver que aquella infancia feliz estaba aún allí, si hasta entre los escombros pedazos de la bacha del baño aún se puede observar, pero además la muestra de momentos felices se hace aún más presente con aquella botella de sidra real de alguna Navidad o Año Nuevo que felices los cinco solíamos pasar.


Ya repuesto del momento, dando la vuelta y buscando un poco mas encuentro los horcones de la troja al lado del mismo arbusto que aún permanece como esperando que vuelva a sacar maíz para darle a las gallinas muy temprano a la mañana.


Hoy mirando hacia otros sectores el paisaje cambió, ya no está el monte cerca ni la “isleta” donde cada día solía jugar, pero la presencia de mi infancia feliz me trajeron los mejores recuerdos en un día tan especial, que por aquellos años nunca soñé en llegar a ser, solo escuchaba la radio sin imaginar que un 7 de junio, treinta años después volvería a mi infancia feliz.
Gustavo Gallinger.