Crece el escándalo en Lotería: mamarracho comunicacional y jurídico

 El directorio que encabeza Rolhaiser pareció no haber tomado nota del fallo del Civil 6 y salió a informar que «cayó la estrategia judicial» contra la adjudicación del juego; se trata de otro paso en falso para una gestión que tiene los días contados; Capitanich habría ordenado que el presidente de la empresa no se muestre a su lado.
Un nuevo paso en falso dio el Directorio de Lotería Chaqueña al pretender informar que cayó la «estrategia judicial» en torno a la privatización del juego, cuando en realidad el amparo ingresado por diputados oficialistas está más firme y encaminado que nunca, tras la decisión del Juzgado Civil 6 que hizo lugar a la presentación que tiene como objetivo suspender el proceso licitatorio.
El mamarracho de Lotería no es únicamente comunicacional, sino también jurídico, ya que quienes asesoran a los directivos de la empresa no tuvieron en cuenta el fallo del juez Jorge Mladen Sinkovich (Civil 6).
De todas maneras, este reciente desaguisado no hace más que confirmar que la gestión de Néstor Rolhaiser, hombre de máxima confianza del vicegobernador Juan Carlos Bacileff Ivanoff -principal impulsor de la privatización de los casinos-, tiene los días contados y que es cuestión de tiempo que deba dar un paso al costado y afronte las consecuencias de este proyecto ya casi trunco.
Llamó la atención en varias redacciones y medios de prensa la gacetilla que Lotería hizo llegar ayer por la mañana y en la cual se expone una supuesta endeblez de la acción jurídica de los diputados provinciales Celeste Segovia (PJ) y Daniel Trabalón (Frente Grande) contra el proceso licitatorio que entregó una concesión de 20 años a una empresa privada para que maneje la totalidad del juego en el interior del Chaco.
La política comunicacional de Lotería siempre mantuvo cierta independencia de lo que es la usina central informativa del Gobierno, pero en este caso -desde que regresó Jorge Capitanich- no existe consenso alguno con el área de Prensa que responde al gobernador. Quizá desde este punto se entienda el brutal error cometido por la oficina periodística de Lotería.
Tampoco se entiende que, si trató de ser una operación mediática, desde Lotería no se tuvo en cuenta la contundente publicación de LA VOZ DEL CHACO en su edición de ayer, la cual detallaba la decisión del juez Sinkovich de hacer lugar al amparo presentado por Segovia y que congela el proceso ya adjudicado.
Por otro lado sería impensado que los asesores jurídicos de la empresa no hayan tomado nota de las «novedades» en torno a la causa, más allá de que posiblemente no existiese hasta ayer una notificación formal a la parte.
El comunicado de prensa -titulado ambiciosamente y erróneamente «Se derrumba la estrategia judicial que cuestiona la licitación de casinos del interior»- deambula en vaguedades respecto de datos «viejos» e incurre en un error de interpretación gravísimo para cualquier persona que tenga mínimos conocimientos en derecho: valora más una cautelar que un amparo.
El texto también redunda actuaciones judiciales que ya pasaron a un segundo plano tanto cronológicamente como conceptualmente con la última decisión del magistrado del Civil 6, quien hizo lugar al amparo contra el proceso licitatorio.
El operativo montado por Lotería deja al desnudo que la gestión de Rolhaiser tampoco interpreta que la cuestión de fondo es política y no jurídica o administrativa -más allá de que ya existe un decreto de Bacileff Ivanoff que convalidó la aprobación entre gallos y medianoche- de la adjudicación de las concesiones a la empresa privada.
Finalmente, la movida mediática encabezada por la oficina de prensa de Lotería -seguida al pie de la letra por varios medios, vale mencionarlo- se contrapone con la decisión política de Capitanich, quien históricamente promovió el control estatal de los recursos que provee el juego legal en la provincia, acorde a la filosofía del gobierno nacional de marcada estatización y restricciones al sistema privado.

¿No va más?
Un nuevo paso en falso dio el Directorio de Lotería Chaqueña al pretender informar que cayó la «estrategia judicial» en torno a la privatización del juego, cuando en realidad el amparo ingresado por diputados oficialistas está más firme y encaminado que nunca, tras la decisión del Juzgado Civil 6 que hizo lugar a la presentación que tiene como objetivo suspender el proceso licitatorio.
El mamarracho de Lotería no es únicamente comunicacional, sino también jurídico, ya que quienes asesoran a los directivos de la empresa no tuvieron en cuenta el fallo del juez Jorge Mladen Sinkovich (Civil 6).
De todas maneras, este reciente desaguisado no hace más que confirmar que la gestión de Néstor Rolhaiser, hombre de máxima confianza del vicegobernador Juan Carlos Bacileff Ivanoff -principal impulsor de la privatización de los casinos-, tiene los días contados y que es cuestión de tiempo que deba dar un paso al costado y afronte las consecuencias de este proyecto ya casi trunco.
Llamó la atención en varias redacciones y medios de prensa la gacetilla que Lotería hizo llegar ayer por la mañana y en la cual se expone una supuesta endeblez de la acción jurídica de los diputados provinciales Celeste Segovia (PJ) y Daniel Trabalón (Frente Grande) contra el proceso licitatorio que entregó una concesión de 20 años a una empresa privada para que maneje la totalidad del juego en el interior del Chaco.
La política comunicacional de Lotería siempre mantuvo cierta independencia de lo que es la usina central informativa del Gobierno, pero en este caso -desde que regresó Jorge Capitanich- no existe consenso alguno con el área de Prensa que responde al gobernador. Quizá desde este punto se entienda el brutal error cometido por la oficina periodística de Lotería.
Tampoco se entiende que, si trató de ser una operación mediática, desde Lotería no se tuvo en cuenta la contundente publicación de LA VOZ DEL CHACO en su edición de ayer, la cual detallaba la decisión del juez Sinkovich de hacer lugar al amparo presentado por Segovia y que congela el proceso ya adjudicado.
Por otro lado sería impensado que los asesores jurídicos de la empresa no hayan tomado nota de las «novedades» en torno a la causa, más allá de que posiblemente no existiese hasta ayer una notificación formal a la parte.
El comunicado de prensa -titulado ambiciosamente y erróneamente «Se derrumba la estrategia judicial que cuestiona la licitación de casinos del interior»- deambula en vaguedades respecto de datos «viejos» e incurre en un error de interpretación gravísimo para cualquier persona que tenga mínimos conocimientos en derecho: valora más una cautelar que un amparo.
El texto también redunda actuaciones judiciales que ya pasaron a un segundo plano tanto cronológicamente como conceptualmente con la última decisión del magistrado del Civil 6, quien hizo lugar al amparo contra el proceso licitatorio.
El operativo montado por Lotería deja al desnudo que la gestión de Rolhaiser tampoco interpreta que la cuestión de fondo es política y no jurídica o administrativa -más allá de que ya existe un decreto de Bacileff Ivanoff que convalidó la aprobación entre gallos y medianoche- de la adjudicación de las concesiones a la empresa privada.
Finalmente, la movida mediática encabezada por la oficina de prensa de Lotería -seguida al pie de la letra por varios medios, vale mencionarlo- se contrapone con la decisión política de Capitanich, quien históricamente promovió el control estatal de los recursos que provee el juego legal en la provincia, acorde a la filosofía del gobierno nacional de marcada estatización y restricciones al sistema privado.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.