EL GENOCIDIO DOCENTE DEL CHACO

Carta de Lectores

Desde hace m谩s de una d茅cada, se viene consumando, planificadamente, con innumerables complicidades y responsabilidades, un genocidio a la docencia chaque帽a.

Este genocidio no s贸lo es econ贸mico, salarial, llevando al sector a la indigencia, sin poner un peso para el mantenimiento de las escuelas, que son sostenidas por los docentes mientras el gobierno anuncia miles de millones de presupuesto educativo pero sin aclarar a donde son volcados.

Lo m谩s grave e inconcebible es el atropello ilegal y persecuci贸n que sufre la docencia, v铆ctima de la transformaci贸n de la educaci贸n p煤blica en escuela militante, consensuada por nadie.

Lo sufren los docentes, pero tambi茅n la educaci贸n p煤blica, su calidad educativa, los alumnos, los edificios escolares y la sociedad entera de la provincia, que, por una u otra raz贸n, no es consciente de la gravedad de esta situaci贸n.

Las responsabilidades de este genocidio de Capitanich a la docencia, decantando en ministros inescrupulosos que no tienen reparo en violar la ley (porque las escuelas de gesti贸n no est谩n reguladas, por lo tanto, son ilegales) las pr谩cticas violentas para el desplazamiento de docentes son violatorias de todo estado de derecho, propiciadas desde el gobierno y con la complicidad intendentes que operan desde las sombras para servir a la causa, de directores regionales, supervisores, directivos e inclusive, aunque cueste creer, docentes frente al aula y padres adoctrinados, dirigentes sindicales y sus respectivos sindicatos, pero tambi茅n periodistas, la justicia chaque帽a, legisladores, mecanismos de control del estado, movimientos sociales y la lista seguramente se extiende seguramente m谩s.

Los gobiernos de Capitanich/Peppo/Capitanich, ILEGALMENTE (porque su accionar no se encuadra dentro de la ley ESTATUTO DEL DOCENTE y atropellan todos los derechos laborales suscritos por nuestro pa铆s hasta con la Organizaci贸n Internacional del Trabajo, OIT) sin restricciones, con total impunidad llevan adelante el plan consistente en eliminar la educaci贸n p煤blica, los derechos laborales docentes, transform谩ndola en una 鈥渆ducaci贸n militante鈥, subordinada, que implica ir desplazando a todo docente de carrera, para reemplazarlo por cualquier persona adherente al r茅gimen, sin t铆tulo, sin formaci贸n docente, pero que sirva a la causa.

El gobierno cierra escuelas, cargos, quita horas a las escuelas p煤blicas para ir transformando el sistema educativo provincial, de p煤blico a de gesti贸n, en las cuales, docentes con t铆tulos, se quedan sin trabajo, para acomodar punteros, militantes, subordinados al r茅gimen, ofreciendo los trabajos que le corresponden a los docentes a cambio de sumisi贸n, destrozando la calidad educativa, creando la divisi贸n en las comunidades porque les hacen creer que tienen m谩s derechos que alguien que estudi贸, se capacito, adjudic贸 un cargo e hizo carrera en la docencia, en definitiva, cualquiera, que no oponga resistencia, sea sumiso y dependiente del poder pol铆tico, es 煤til a la causa, porque ante la menor rebeli贸n, los trabajadores de escuelas de gesti贸n, no tienen ning煤n derecho garantizado por el estatuto del docente.

Las escuelas de gesti贸n son el modo en que este atropello a todos los chaque帽os y los docentes llevando una lucha estoica, desproporcionada, sin pr谩cticamente ning煤n actor social que los apoye adem谩s de los propios docentes y sus familias, contra un aparato estatal monstruoso, que deja d铆a a d铆a m谩s docentes en la calle, los m谩s j贸venes emprendiendo un 茅xodo a otras provincias con mejores condiciones laborales, menos atropellos, salarios dignos y sobre todo con oportunidades.

Durante la pre pandemia exist铆an en el chaco aproximadamente 15 mil docentes sin trabajo en el chaco, pero parad贸jicamente, seg煤n palabras del propio Capitanich, hay cada vez m谩s 鈥渄ocentes鈥 que perciben haberes del ministerio de educaci贸n (57 mil) y las declaraciones del actual ministro que pretende 鈥渄emocratizar m谩s la educaci贸n鈥 avanzando con m谩s escuelas de gesti贸n s贸lo son la excusa, porque democratizar, para Capitanich es violar derechos reconocidos en la Ley Estatuto del Docente y conseguidos durante d茅cadas por luchas docentes y sindicales, otras 茅pocas, otros docentes y sobre todo otros sindicalistas.

Los partidos pol铆ticos de la oposici贸n y me refiero a todo el arco opositor, del cual la docencia tenia esperanzas, parecen tambi茅n estar de acuerdo con estos atropellos, la 煤nica oposici贸n que parecen hacer es contra ellos mismos (al que le quepa el sayo, que se lo ponga), disputando espacios de poder partidario para no perder un lugar c贸modo al que llegaron, antes que defender del genocidio a los docentes, ya que no emiten opini贸n salvo alguno que otro titular en alg煤n matutino, pero que no pasa de la b煤squeda de notoriedad individual, no de un verdadero inter茅s, compromiso o involucramiento en defender derechos avasallados, terminan siendo funcionales al gobierno y contin煤an sembrando la duda en los que no creen que 鈥渢odos son iguales鈥. Entonces el equilibrio de poder no existe, la legislatura y la justicia no cumplen su funci贸n, viven en el limbo.

La hipocres铆a de muchos actores que ponen el dedo acusador en los docentes, responsabiliz谩ndolos del estado actual de la calidad educativa es asombrosa, pero estos mismos jam谩s se acercaron a las escuelas a ofrecer colaboraci贸n, ni a interiorizarse sobre quienes sostienen hace a帽os las instituciones, con sus cada vez m谩s miserables salarios, un aparato despiadado que solo pretende generar dependencia del poder pol铆tico de turno, para silenciar, perpetuarse, adoctrinar y continuar con el genocidio a una de las profesiones m谩s nobles, sacrificadas, denigradas y peor pagas.

O despertamos y actuamos, o nos hacemos cargo todos y pagamos las consecuencias de estas pol铆ticas violentas, ilegales, nefastas y vejatorias que traer谩n todav铆a peores consecuencias a generaciones de chaque帽os, que son la verdadera causa de la baja calidad educativa, para conseguir fines que est谩n m谩s alejados de los principios y valores que nos ayuden a construir una sociedad m谩s justa, equitativa y con verdaderas oportunidades, una educaci贸n de calidad, no se consigue por medio del genocidio a la docencia.

Prof. Gabriel Pellegrini
DNI 22614150
PLANTA URBANA VILLA R脥O BERMEJITO