García Veritá y Benedetto representarán al Estado chaqueño como querellantes

Nota_d74b6222227b96a199bc0fb35d3da8f7
A través de la resolución 497/15, el ministro de Gobierno, Seguridad y Justicia del Chaco, Javier Oteo, designó a los abogados Gonzalo García Veritá y Tomás Benedetto para representar a la querella del Estado provincial en el juicio oral donde se juzgará a los imputados por violar y asesinar a la joven qom Juana Gómez.

El gobierno del Chaco designó a los abogados Gonzalo García Veritá y Tomás Benedetto como querellantes en el juicio oral que se iniciará el próximo 7 de abril en la Cámara Segunda en lo Criminal de Presidencia Roque Sáenz Peña. En el proceso, los hermanos Juan Ramón y Diego Armando Pereyra serán juzgados por haber violado y luego asesinado brutalmente a la joven indígena con el objetivo de ocultar el hecho a fines de junio del año 2013 en la localidad de Quitilipi.

Tanto García Veritá como Benedetto se desempeñaron como querellantes en el proceso que terminó con la condena a 20 años de prisión por los hermanos Saturnino, Miguel Angel y Daniel Franco por el asesinato del niño qom Imer Flores en Villa Río Bermejito.

García Veritá ha tenido intervención en distintas causas patrocinando a comunidades indígenas de la provincia del Chaco y es delegado coordinador por la Junta Promotora de la APDH en la provincia.

García Veritá: «Demuestra el compromiso del Estado con las organizaciones civiles»

El abogado cordobés señaló que la decisión del gobierno del Chaco de designarlo como querellante “es un paso que personal y profesionalmente celebro porque demuestra el compromiso del Estado con las organizaciones civiles, de donde vengo y he caminado tanto, haber pedido mi intervención ante semejante dolor, como la muerte de una hermana indígena”.

Con respecto al caso en sí, García Veritá subrayó que “muestra la fuerza de la agresividad racista y de las heridas que provoca la discriminación contra las mujeres. Y el mensaje del Estado a quien hoy me toca representar, impone con la firmeza que exigen estas situaciones una respuesta firme y concreta. Un grito desesperado de “no nos da lo mismo”, porque queremos construir y caminamos esa construcción, una sociedad donde ser hermanos y hermanas significa traducir el grito de dolor que produce una muerte de una persona única e irrepetible en un grito de justicia”.

“Por Juana, por su familia, por las mujeres, por los pueblos indígenas, por todas las chaqueñas y todos los chaqueños, estaremos trabajando arduo para que el poder Judicial pueda llevar adelante su cometido, y hacer justicia para que, al igual que ocurrió en el caso de Imer Flores, podamos seguir construyendo el “Nunca Más” de los Pueblos Indígenas”, precisó.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.